Desaprender algunos errores cometidos con frecuencia y aclarar las confusiones que pueden existir entre unos acordeones y otros (como el acordeón concertina y el acordeón-piano).
Una visita a la Casa Beto Murgas ofrece una visión global sobre ese instrumento. También permite apreciarlo de cerca, entender las distintas etapas de su evolución.

Alberto Murgas - Museo del Acordeón, con el apoyo de su familia y amigos, convirtió su casa en el Museo del Acordeón. 

 

Para hablar de cómo inició el Museo del Acordeón en Valledupar, su fundador  Alberto Murgas dice que tiene que hacer un poco de historia: “En 1982 le compré un acordeón a mi hijo “Beto (quien hizo parte del dúo musical Gussi & Beto). En esa época tenía cinco años. Él me la rechazó porque quería un acordeón grande”.

Enseñar aspectos de la juglaría, analizar los cambios en la música vallenata por los cantantes, compositores y el acordeonero que perdió liderazgo y además mostrar los diferentes formatos donde se ha reproducido la música vallenata.